Sobre mí

Soy una soñadora…

 

Sí, sueño con que una vida mejor es posible, con que un mundo mejor es posible. Si todos tomáramos conciencia de esto, empezaríamos mejorando nuestro mundo y así, todo nos iría mucho mejor.

Hace más de 15 años mi mundo se derrumbó y tuve que crear uno nuevo, tenía clarísimo que quería algo diferente, y así fue, conocí a mi maestro, mi guía, mi amigo, Sesha, en un curso de meditación basado en la Filosofía Vedanta Advaita, ese mismo día algo cambió en mí, a partir de entonces inicié una búsqueda sincera que me llevó al fondo de mí misma, ahí donde las máscaras no existen, ni las mentiras ni el autoengaño, llegué donde siempre tememos llegar por no saber lo que nos vamos a encontrar. Durante todos estos años he seguido las enseñanzas de Sesha quien ha logrado sacar lo mejor de mí para volcarlo en mi trabajo desde la enseñanza. A todo este aprendizaje puedo sumar también la Inteligencia Emocional, Mindfulness, Reiki y Flores de Bach, que es principalmente a lo que me dedico.

Tengo la inmensa suerte de desarrollar un proyecto en el Centro Penitenciario de Zuera que a lo largo de los años me ha dado el conocimiento y las pautas necesarias para adaptar mi trabajo a las necesidades individuales que todos tenemos.

Cada persona es un mundo y como tal debe ser tratada.

Da igual donde me toque aprender enseñando, porque bien se dice que a uno le toca enseñar lo que tiene que aprender, genial esta manera de crecer… No importa donde sea, con el colectivo que sea, para mí todo el mundo es igual, esté en la cárcel, en un hospital, en la calle o sea un ejecutivo, cada ser humano es único, especial y diferente, solo nos diferencian las circunstancias que nos tocan vivir. Tengo claro, que esté donde esté, sea donde sea, daré lo mejor de mí…

 

Ser tú misma todo el tiempo, aunque cueste, aunque duela, sé tú misma… sé libre… •